martes, 10 de septiembre de 2013

Él es capaz de tocar el corazón de cualquiera sin inmutar el suyo propio.

     Lo conocía. Perfectamente. Mejor que a mí misma. Mejor que lo que se conocía él a sí mismo. Como la palma de mi mano, cada línea, cada imperfección, cada pelo de ella por más invisible que fuera. Sus gestos. Lo que pensaba en cada momento aunque no fuera exactamente lo mismo que lo que decía. Sus miedos. Sus preocupaciones. Sus sueños. Conocía su pequeño e inquebrantable corazón que con tanto anhelo guardaba. Sus respuestas escurridizas. 
    Cualquier pregunta con respecto a él la contestaría mejor que él mismo, pues él contestaría lo que querría que su interlocutor oyera. Yo contestaría la realidad y lo que contestaría él según la persona que preguntara.
    Y si lo vais a preguntar, sí, también lo amaba, víctima del peor de sus defectos. Sin embargo, la mejor descripción de él vino de mi subconsciente, de la mano de un sueño.
   "Él es capaz de tocar el corazón de cualquiera sin inmutar el suyo propio"
    

4 comentarios:

  1. siento darte una mala noticia.... pero tengo una "sorpresa" para ti en mi blog. http://durmiendoentrepaginas.blogspot.com.es/2013/09/nominada.html

    ResponderEliminar
  2. Tienes madera ¡Sigue jugando con las palabras! ¿Hay algo más sencillo y gratificante?

    ResponderEliminar
  3. Me encanta!
    Es precioso y te hace pensar en ello. Felicidades!

    ¡Besitos!

    ResponderEliminar

¡Tus comentarios alimentan este blog!
Por favor, sé moderado, respetuoso y no hagas spam.